¿Cómo puedo proteger mi identidad online?

Septiembre 10, 2015
fraude online

No es tema nuevo que el mundo se mueve hoy día en su mayoría a través del Internet. Con el maravilloso toque de un botón se pueden hacer compras, pagar cuentas, acercarte a amigos y familiares o buscar información de todo tipo.

Pero ¡ojo!, si no sabes manejar con cautela tu información personal, todos estos beneficios pueden tornarse en una pesadilla ya que el Internet le da la oportunidad a los hackers y a los estafadores de tener tu información muy accesible.

Aquí te resumimos algunas recomendaciones que ofrece la Comisión Federal de Comercio para proteger tu identidad en tus transacciones o navegaciones en línea.

  • Sé cauteloso con la petición de información personal: debes tener bien claro con quién compartes tu información personal o financiera. No ofrezcas tus datos personales por teléfono, Internet ni correo electrónico a menos que no conozcas o ya tengas establecido un contacto de mayor confianza con la persona a la que le estás brindando información. Ignora los correos electrónicos que solicitan tu información personal y los enlaces que te piden que accedas, a menos que conozcas de qué se trata con anterioridad.
  • No hagas caso a las solicitudes de información personal que son justificadas con el recibo de algún premio o promoción. Si estás interesado en lo que te ofrecen, haz una búsqueda en Internet con el nombre de la compañía, llama y asegúrate de que ese correo sea legítimo.
  • Elimina tu información personal de manera segura: antes de vender o botar tu computadora o dispositivo móvil, elimina la información que almacenaste en esta. Utiliza un programa de limpieza y elimina toda la información del disco duro. Si se trata de tu celular, consulta en la página web del manufacturero cómo puedes eliminar información del aparato de manera permanente o cómo transferirla a un nuevo equipo. Elimina todos los datos de la libreta de contactos, así como mensajes de voz, texto, fotografías, vídeos y los historiales de búsqueda.
  • Asegura tus datos: controla la seguridad en tu navegador cuando hagas transacciones. Cuando lo hagas, verifica que en la barra del navegador aparezca la imagen de un candado precediendo la dirección de la página. Esto significa que es una página protegida.
  • No seas tan amigable: no puedes compartir tus contraseñas con nadie. Utiliza contraseñas que no sean tan obvias. Un consejo útil es sustituir letras por números e incluir símbolos.
  • Cuidado con la información que das en las redes sociales: si subes demasiada información personal, le estarás colocando en bandeja de plata tu información a los ladrones de identidad. Esta información la puede utilizar para responder las preguntas claves de verificación y acceder a cualquier cuenta. Nunca utilices tu nombre completo, dirección o seguro social.
  • No abuses de las conexiones Wi-Fi: antes de enviar información personal de cualquier aparato electrónico que esté conectado a una red inalámbrica de libre acceso en cafés, aeropuertos, bibliotecas, hoteles u otros, asegúrate de que tu información esté protegida con el candado.
  • Limita el acceso de información: guarda tus claves solo cuando sea estrictamente necesario. No uses la opción de conexión automática que almacena su nombre de usuario y contraseña, y desconéctate siempre cuando termines de usarla.
  • Lee las políticas de privacidad: a veces resulta tedioso, pero es necesario conocer cuán protegida estará tu información en las páginas en las que realizarás transacciones.

Navegar la Internet puede ser seguro. Sigue estos consejos y minimiza el riesgo de exponer tu identidad. ¡Feliz navegación!

ˆ