¿Debo empezar mi propio negocio?

Diciembre 26, 2013
shutterstock_173856926

Antes de comenzar un negocio, es importante que se asegure de tener la condición económica y mental adecuada para desarrollar una empresa a largo plazo.

Las siguientes 10 preguntas le ayudarán a determinar si la administración de un negocio propio es verdaderamente para usted.

1. ¿Estoy dispuesto a sacrificar mi tiempo personal para correr mi negocio?
En Puerto Rico, los empleados del gobierno y la empresa privada disfrutan de 20 días feriados locales y federales, además de los días por enfermedad acumulados. Pero para los empresarios, los días feriados casi no existen y enfermarse es muchas veces un lujo. El negocio siempre tendrá alguna necesidad que cubrir, principalmente durante los primeros años, y tienes que tener la capacidad de trabajar feliz sabiendo que su familia y amigos― e incluso sus empleados ― quizás están disfrutando en la playa. Por eso es recomendable que abra su negocio en una industria que le apasione, lo que hará que disfrute de su empresa y no la vea como un estorbo para el estilo de vida que verdaderamente quiere llevar.

2. ¿Tengo una idea lo suficientemente única?
Ya sea que ha desarrollado un producto innovador con potencial de comercialización o que esté pensando montar un salón de belleza, es importante definir los atributos que van a diferenciar su negocio de la competencia. En la llamada “economía del conocimiento”, hacia la cual Puerto Rico se está moviendo, la capacidad de desarrollar ideas, servicios y productos innovadores resulta más atractiva para los inversionistas que los que ya están disponibles en el mercado. Invertir en un análisis del mercado para determinar la posible demanda para sus productos o servicios puede, a la larga, ahorrarle mucho dinero y acelerar el éxito de su empresa.

3. ¿Tengo el dinero o el buen crédito para iniciar el negocio?
No comience su negocio pensando que el mismo le generará ganancias desde el primer día. Es recomendable planificar y saber que tomará meses, sino años, antes de que su empresa comience a generarle ganancias, y debe estar listo también para los gastos imprevistos que surgen en el día a día de cualquier empresa. Si está considerando solicitar un préstamo bancario para iniciar la empresa, debe saber que la calidad de su historial crediticio es muy importante. Particularmente en estos tiempos económicos difíciles, un buen crédito puede llevarle muy lejos a la hora de obtener el capital necesario para su negocio.

4. ¿Puedo iniciar el negocio a tiempo parcial?
Si tiene un empleo, pero su meta es ser su propio jefe, comenzar el negocio a tiempo parcial puede ser una buena alternativa, ya que puede minimizar el riesgo y mantener un ingreso mientras determina si éste es el camino que realmente desea continuar. La desventaja del negocio a tiempo parcial, particularmente si requiere empleados, es que “el ojo del amo engorda al caballo”, y la ausencia del trato particular del dueño en ocasiones resulta en un fracaso. Además, salir después de un día trabajo para luego dedicarle horas adicionales al negocio no es una rutina que todos pueden sostener, ya que conlleva un desgaste físico y mental si el tiempo no se maneja correctamente.

5. ¿Me apasiona el producto o servicio que voy a vender?
Por definición, un buen empresario debe ser también su mejor vendedor. Tiene que ser capaz de venderle su idea al banco, a los potenciales inversionistas o socios y, por supuesto, a sus clientes. La pasión que tenga por el negocio que está estableciendo será clave para echarlo hacia adelante, y mientras más conozca sobre su industria, producto o servicio, mayor éxito tendrá.

6. ¿Soy capaz de realizar varias tareas a la vez?
Al iniciar su negocio, en la mayoría de los casos, el empresario tiene que fungir como jefe, promotor y experto en recursos humanos. Si le fascina la rutina de nueve a cinco durante la cual realiza una sola tarea, es probable que un negocio propio no sea para usted. El empresario exitoso debe tener la capacidad de ponerse y quitarse varios sombreros durante el día de trabajo.

7. ¿Soy lo suficientemente arriesgado?
El riesgo es parte de la naturaleza misma del empresario. Cualquier inversión es una apuesta a que existe un mercado para ese producto, servicio o idea, y como en cualquier apuesta, usted tiene que asumir el riesgo de perder. Antes de comenzar el negocio, asegúrese de que tiene la capacidad mental para sobrevivir los tiempos de vacas flacas, y no sólo para disfrutar de las vacas gordas. Tenga claro cuánto dinero está dispuesto a invertir y que éste sea suficiente para que el negocio opere exitosamente.

8. ¿Cuento con el apoyo de mi familia y amistades?
El apoyo que le de su familia y sus amigos será crucial para su bienestar y el de su negocio a medida que desarrolle su nueva empresa, la cual requerirá muchas horas de su preciado tiempo, particularmente en el comienzo. Hable con su esposa o pareja al respecto y tenga claro los sacrificios que conlleva el negocio para evitar conflictos una vez el negocio esté operando. Discuta, además, su idea con sus amigos más cercanos y no dude en pedirles ayuda o consejos que podrían ser valiosos para que su negocio crezca.

9. ¿Tengo la capacidad para planificar y anticipar el futuro de mi empresa?
El empresario exitoso es aquél que tiene la capacidad de anticipar las tendencias de su industria y  de acoplarse rápidamente a los cambios. Cuando se tiene un negocio propio no basta con atender el día a día de la empresa ― que de por sí es un trabajo complejo― sino que hay que sacar tiempo y recursos para definir el rumbo de la empresa, estudiar el mercado y realizar los ajustes necesarios sobre la marcha. No tiene que tener cualidades de adivino, pero todo empresario siempre busca nuevas oportunidades, y esa cualidad le servirá de mucho a medida que su negocio crezca.

10. ¿Es usted un líder y le gusta relacionarse con las personas?
Si decide que quiere ser su propio jefe y su negocio tiene éxito, probablemente necesitará reclutar empleados que lo verán como su líder y ejemplo a seguir. Los buenos empleados son la base sólida de una empresa exitosa, y es importante que pueda relacionarse bien con otras personas en el trabajo y que posea las cualidades de liderazgo para propiciar el mejor esfuerzo y compromiso de sus empleados. El don de relacionarse con las personas también es importante para desarrollar las relaciones con la red de apoyo de su negocio, sus clientes y sus suplidores.

ˆ