La tecnología y mis finanzas: Cómo ahorrar tiempo y dinero usando la tecnología.

Noviembre 02, 2010
shutterstock_111349088

Kurt Schindler, planificador financiero de Popular, nos habla sobre la tecnología, y cómo utilizarla para manternos al día con nuestra finanzas.

Hoy quiero hablarle a aquellos que no tienen la disciplina con sus finanzas que desearían tener. Los que dicen que hoy van a mejorar su nivel de gastos, los que dicen que hoy van a dejar la tarjeta de crédito en la casa, los que dicen que van a empezar a llevar su almuerzo, y los que terminan no haciéndolo. Se frustran por no encontrar la manera de tomar un poco de control sobre sus gastos, su vida financiera.

Somos muchos los que necesitamos buscar unos trucos para ayudarnos, somos muchos los que necesitamos buscar “gadgets” para manejar las finanzas del día a día. Pues hay mucha ayuda disponible. La Banca por Internet me ayuda a ver todo en línea y no hacer filas, eso me encanta.  Pero más importante aún, no importa en qué parte del mundo me encuentre, siempre que tenga acceso al Internet, estoy conectado. No me atraso con mis pagos, por ende, no tengo cargos adicionales en mis cuentas. Banca por Internet es lo mínimo que se debe tener hoy día.

También hay sistemas que me envían mensajes al teléfono si mi balance baja a cierto nivel (para transferir de ahorros) y así me libro de estar atado a la casa o la “laptop”.  Esto me ayuda a mantenerme informado sobre mi dinero, y así no gastar más de lo que tengo. Esto es excelente para los que están en una situación en la que necesiten velar de cerca sus finanzas. Ya el teléfono de hoy es mucho más que un teléfono, es un asistente digital personal. Ando con toda mi información. Muchos bancos tienen lo que llaman “Banca Móvil” o “Mobile Banking”, puedo ver todas mis cuentas desde mi teléfono, hacer transacciones, ver balances, todo como si estuviera en casa.  La ventaja es que mi banco anda conmigo, una vez más, para estar al tanto de mis finanzas.

¿Quieres más?  Pues, la moda del día son los “Apps” o aplicaciones. Yo no soy lo que mis hijos llamarían “tecnológicamente avanzado”, pero tampoco vivo sin computadora.  Me puse a buscar los famosos “apps” del iPhone (sí, créanlo o no, ¡gasté en un iPhone!), y encontré que hay literalmente cientos de aplicaciones de finanzas.

Hay “apps” para los gastos diarios, para las tarjetas de crédito, para pagar deudas, para manejar las inversiones, para hacer pagos, para seguros…básicamente, para todo.  ¿Cómo escoger?  Esto es un gran dilema; estoy listo para cambiar mi vida y me encuentro con tantas alternativas que me confundo y me quedo sin hacer nada, ¡es la parálisis por el análisis! Pues hay tantas aplicaciones, que no sé cuál es para mí y no hago nada.

El primer paso, es entender lo que buscas.  No todos los “apps” son para todo el mundo. Recuerda que fueron creados por personas que tenían una necesidad en particular y lo lanzaron al mundo para ver si alguien más compartía esa misma necesidad. Por ejemplo, el de seguros; tú compras o pagas seguros una vez al año, ¿verdad? Aparte de que sea muy cool tener el “app”, ¿realmente te ayuda? Generalmente no tendrías el nombre de tu agente de seguro en el teléfono para llamarlo con tus dudas o preguntas. Nos envolvemos con el día a día y se nos olvida el lado práctico, el uso que le vamos a dar. Yo tengo “apps” que bajé, y un mes después de copiarlo al iPhone me pregunto por qué lo hice, ya que no las uso.

Mi mensaje es que los “apps” son como cualquier otra compra: compra lo que realmente vas a utilizar. Claro, eso no quiere decir, que no haya unas cosas bien chéveres, sumamente creativas e interesantes.  Sin embargo, lo que  buscamos es mejorar nuestras finanzas. Es cuestión de ser práctico con esto, aunque pueda sonar un tanto aburrido.

Otra cosa que he encontrado es que los “apps” a veces no hacen lo que prometen. Con todos los comentarios y opiniones de las demás personas, es posible que encuentres el que crees necesitar y cuando lo instalas, no funciona tan bien como esperabas. A veces son imprácticos porque tardan mucho tiempo en descargar, y aunque es cierto que hay “apps” que tardan mucho, lo más posible es que sea lento por tu conexión. Son cosas de la tecnología con las que hemos aprendido a vivir, pero que pueden ser frustrantes.

Les invito a explorar sus opciones tecnológicas. Como dice el refrán, nadie aprende por cabeza ajena, así que ¡hazlo! Maneja tus finanzas por tu bien de hoy y del mañana. Recuerda, tus Finanzas están en tus manos.

– Kurt

ˆ