Las mejores prácticas de mercadeo por e-mail

Enero 11, 2016
Email marketing Best Practices

Conoce cómo utilizarlas para el éxito de tu negocio.

Facebook, Twitter, WhatsApp, Periscope…el número de redes sociales sigue en aumento, brindándonos múltiples maneras de comunicarnos con nuestros clientes. Sin embargo, una de las primeras herramientas de comunicación que surgió con el Internet fue el e-mail, que no ha perdido su vigencia y no pasa de moda ante esta competencia.

“El e-mail sigue siendo sumamente importante, te da la oportunidad de enviar un mensaje directo al cliente con un ofrecimiento personalizado y único para cada persona”, expresó Mariel Arraiza, primera vicepresidenta y gerente de la División de Mercadeo e Inteligencia de Negocios del Banco Popular.

Tiene otra ventaja al compararlo con el mercadeo por correo directo o tradicional: permite una medición que ayuda a definir estrategias. El éxito de una campaña de mercadeo por correo directo solo puede medirse basado en el retorno de inversión, es decir, cuánto vendió el producto o servicio anunciado a raíz del envío, luego de un tiempo razonable.

“Con el e-mail, en cambio, no solo sabes si el cliente obtuvo el producto, sino también cuántas personas abrieron el mensaje, comenzaron el proceso de solicitar el préstamo y lo completaron seleccionando el producto ofrecido”, explicó Arraiza. El e-mail proporciona estadísticas ideales para la optimización de resultados que respondan a tus objetivos de negocio.

Para maximizar su potencial, se deben trabajar ciertos aspectos:

Personalizar el envío aumenta su efectividad al incrementar la relevancia de la oferta para el cliente. Sin embargo, el nivel de calidad debe ser atendido cuidadosamente para garantizar que la personalización se haga de la forma correcta, advirtió Arraiza.

También debe velarse el número de comunicaciones que se envía al cliente para evitar que se abrume y desaliente la lectoría. “Hay que ser cauteloso en el volumen y en el mensaje que lleva ese e-mail”, indicó la experta.

Arraiza también sugirió ser estratégico al confeccionar el título o subject que lleva cada correo electrónico, a fin de hacerlo lo más atractivo posible para el cliente potencial.

“El título del e-mail es crítico para atraer a ese cliente, sobre todo si envías muchos”, enfatizó.

Medir periódicamente el resultado del e-mail en cuanto a su lectoría (open rate) y el número de solicitudes completadas puede darte una idea sobre su efectividad. En el caso de que el correo electrónico no sea efectivo dentro de un periodo de tiempo razonable, puede cambiarse la oferta o el título para hacerlo más atractivo para futuros envíos.

Pero, ¿qué hacer cuando la persona no tiene una cuenta de correo electrónico o no la ha compartido? En este caso, Arraiza sugirió retomar medios tradicionales, como el correo directo o anuncios insertados en recibos de compra, estadosde cuenta u otros soportes.

Dale una oportunidad al e-mail como estrategia de mercadeo. Hay varias herramientas gratuitas o a bajo costo, como MailChimp, Constant Contact o GetResponse, que pueden ayudarte a optimizar el proceso y sacarle partido al mailing list de tu empresa.

ˆ