Mis excusas financieras

Noviembre 02, 2010
shutterstock_71232517

¡Se acabaron las excusas! Kurt Schindler, planificador financiero de Popular, nos habla sobre las excusas que creamos para no enfrentar nuestras finanzas.

En algún momento, todos hemos creado alguna excusa para no bregar con las finanzas.  Siempre tenemos una razón u otra para no atender nuestro futuro financiero. Pues ya llegó el día de eliminar las excusas, ¡llegó el día de actuar!

Veamos unos ejemplos, para ver qué vamos a hacer para sacar las excusas del medio y cambiar nuestro rumbo financiero de forma positiva.

  1. ¿Cuántas veces te has dicho “No sé por dónde empezar”?  ¡Muy mala excusa!  Es que queremos ver el juego, o salir de fiesta. Hay que al menos ser honesto consigo mismo.
  2. La mayoría de las personas me dicen a menudo, “Para mí, es muy tarde para comenzar”.  ¿Por qué?  ¿Quién pudo haber dicho algo así?  Es una excusa, ¡hay que enfrentar las finanzas!  Mejor aún, da el buen ejemplo a tu familia.
  3. “Es demasiado difícil de entender”. Es comprensible, pero piensa, estamos hablando de TU futuro, de TU bienestar, del bienestar de TU familia. ¡Vamos, trata, busca ayuda, atrévete!
  4. “Odio la idea de hacer un presupuesto”. ¡Bienvenido al club!  Somos pocos a quienes nos gusta, son muchos quienes lo odian. El éxito es hacerlo para que puedas visualizar tu situación y tomar buenas decisiones para ti y tu familia.
  5. “Actualmente no puedo cambiar nada desde el punto de vista financiero futuro, porque necesito gastar cada centavo que gano en mis hijos”.  ¿Todo para tus hijos? Tu trabajo como padre es proveer para ellos dentro de los medios que tienes.  ¿Sacrificarlo todo hoy?  Y mañana, ¿quién los va a cuidar?  Es algo que hay que considerar.
  6. “No tengo tiempo de ponerme a entender todo esto”.  No trates de hacer todo a la vez – comienza con algo manejable, algo que te molesta hoy.  Un paso a la vez.
  7. “La planificación financiera, el ahorro y la inversión no son lo mío. Creo que lo mejor es vivir el presente. De todos modos, no sabemos qué pasará mañana”.  Pues no importa cómo sea el mañana, siempre necesitarás mantener tus cuentas al día.
  8. “Me he metido en un lío financiero”.  Así lo han hecho muchos.  ¡Pues vamos a salir del lío!
  9. “Nuestra familia se está ahogando en deudas y cuentas por razones médicas. Ningún tipo de planificación financiera tiene sentido”.  Esto no me suena a excusa, si has buscado todo tipo de ayuda por parte de los médicos, hospitales, familiares, etc.  Esta es una situación especial con la que  hay que trabajar  arduamente.
  10. “Tengo un buen presupuesto, pero…”
  11. “Mi familia nunca tuvo dinero cuando yo era niño, pero a mis padres les fue bien”.
  12. “No tengo dinero suficiente como para invertir”.
  13. “Ya me declaré en quiebra, mis posibilidades de mejorar el crédito son nulas y sé que nunca podré salir a flote. ¿Qué sentido tiene?”
  14. “Tengo miedo de perder mi dinero si lo invierto”.
  15. “Estoy muy ocupado saldando las deudas”.
  16. “No sé a quién acudir para obtener ayuda”.
  17. “Me asusta la idea de buscar ayuda externa”.
  18. “Mi futuro cónyuge o pareja me ayudará con las finanzas”.
  19. “Vivo en una familia numerosa de múltiples generaciones. Ponemos en un fondo común gran parte de nuestros ingresos para cuidarnos el uno al otro”.
  20. “No necesito preocuparme por ahorrar e invertir ahora para cuando me jubile. Si no llegase a ser suficiente, tendré que seguir trabajando,  independientemente de la edad”.

Lo que te quiero decir con todo esto es, que cuando de tus finanzas se trata, hay mil excusas. Pero tú puedes decidir no dejar que éstas impidan tu éxito financiero. ¡Adelante!

-Kurt

ˆ